Eucalipto

EucaliptoEl eucalipto es uno de los árboles perennes más famosos de la flora autraliana, pero debido a su gran y rápido crecimiento (puede llegar a medir hasta 100 metros), se ha extendido su plantación debido a que es un árbol muy rentable, ya que es una de las materias primas esenciales en la producción paperera, además de usarse en la producción de madera, uso de sus hojas y la obtención de aceite esencial.

Este árbol ha sido especialmente utilizado para sanear las zonas pantanosas ya que son eficaces para la eliminación de la humedad de dichas zonas, y por consiguiente, erradican las plagas de insectos, en especial de los mosquitos y con ello las enfermedades que transmiten. No obstante, esta capacidad de absorción de agua, también les convierte en una especia muy agresiva para el medio ambiente, ya que dificultan la vida de otras especies, y es por ello que se suelen plantar en terrenos que no puedan explotarse agrícolamente.

En la actualidad se conocen al menos unas 450 especies dentro de este género, pero como es obvio, en este artículo se va hablar del eucalipto en términos generales.

Las hojas de eucalipto suelen caracterizarse por un un color verde-blanquecino y su indudablemente peculiar aroma. Sus flores son pequeñas, y debido a la variedad de especies dentro de este género, las podemos encontrar de diferentes colores, aunque por lo general suelen ser blancas, y sus frutos son grandes, oscuros y cargados de semillas.

En nuestra región, el eucalipto, es conocido como una de las plantas medicinales para los problemas respiratorios y resfriados, aunque también se utiliza como un potente antiséptico de amplio espectro. Las partes utilizadas son las hojas y el aceite esencial, ricos en aceites volátiles, taninos, resina amarga y aldehídos.

Eucalipto
Entre sus propiedades más destacadas, podemos encontrar;

Su aceite esencial es mucolítico, es decir, fluidifica las secreciones pulmonares favoreciendo así su expulsión.

En fitoterapia  se usan solamente las hojas de la especie globulus, por sus propiedades antisépticas en las vías respiratorias.

También es usado para las afecciones de las vías respiratorias, como la gripe, faringitis, resfriados, asma, bronquitis, sinusitis, rinitis, etc., gracias a sus propiedades descongestivas, expectorantes, antibióticas, antiespasmódicas, balsámicas, estimulantes y antisépticas. Además es antitusivo, inhibe la irritación bronquial en bronquitis agudas y crónicas y es broncodilatador, es decir, dilata y relaja los bronquios para permitir el correcto flujo del aire.

Posee acción antiséptica, por lo que le hace un gran aliado en infecciones del tracto urogenital (cistitis) e intestinal, ayudando a combatir o prevenir infecciones, inhibiendo el crecimiento y la proliferación de bacterias, hongos y virus que las ocasionan.

Indicado para diabetes ligeras, gracias a sus propiedades hipoglucémicas.

Para el cabello alivia la sequedad, por lo que muchos champús y cremas de enjuague son a base de eucalipto, ayuda a aliviar la sequedad y picazón del cuero cabelludo.

Además el eucalipto es un potente estimulante emocional, gracias al poderoso aroma balsámico de sus hojas, otorga sensaciones relajantes y reconfortantes, estimulando a su vez los sentidos, y ayudando a despejar la mente. Es por ello, que es uno de los elegidos más popularmente en aromaterapia.

Pero no sólo eso, el eucalipto es también un potente cicatrizante, y en su uso externo, nos ayuda a cicatrizar heridas y enfermedades de la piel como los eczemas.

Mediante gargarismo puede ayudar a reducir la gingivitis, cicatrizar aftas en la boca y ayudar a combatir el mal aliento.

Gracias a sus propiedades desinfectantes puede ayudarnos en el tratamiento de infecciones por piojos, y además es muy usado para purificar el aire y como repelente de insectos.

Y en las afecciones musculares y esqueléticas, como relajante y analgésico, haciendo fricciones de su aceite esencial diluido con aceite de almendras.

Vamos a hacer un pequeño resumen de las propiedades del eucalipto;
  • Mucolítico.
  • Descongestivo.
  • Expectorante.
  • Antibiótico.
  • Antiséptico.
  • Balsámico.
  • Estimulante.
  • Antitusivo.
  • Antiespasmódica.
  • Estimulante emocional.
  • Cicatrizante.
  • Hipoglucémico
  • Desinfectante.
  • Alivia sequedad del cabello y picazón del cuero cabelludo.
  • Afecciones musculares y esqueléticas. 
Una vez vistas las propiedades y beneficios que nos ofrece esta aromática planta, vamos a ver algunos de sus remedios naturales y cómo y cuando hacer uso de ellos.

EucaliptoHay muchos usos que se le pueden dar al eucalipto, y más si se combina con otros ingredientes. En el mercado podemos encontrar muchos tés o cremas que contienen eucalipto junto con limón, miel o menta, que son 3 elementos que nos aportan muchos nutrientes para combatir a las afecciones tales como resfriados, gripe y problemas en las vías respiratorias, y a su vez paliar los síntomas asociados a ellos (tos, dolor de garganta, dificultad de respirar o congestión nasal).

También se puede utilizar para combatir las anginas fuertes, para las cuales se pueden realizar gargarismo con líquidos que contengan su aceite o extracto.

Además, de estas afecciones transitorias, el eucalipto también puede ser un potente aliado para combatir enfermedades crónicas como el asma, la cual suele ser muy difícil de tratar en muchos casos y el que la padece presenta una molestia de un modo permanente.

Y gracias al eucaliptol, que posee un potente efecto mucolítico, nos ayuda a eliminar las mucosidades y limpiar las vías respiratorias para poder permitir inhalar aire limpio de un modo permanente. El eucalipto también ayuda a reducir la irritación producida por una tos continuada.

Infusión

Hervir a fuego lento 3 o 4 hojas por taza de agua durante unos 10 minutos, en un cazo cubierto. Dejáis enfriar la decocción y podéis tomar media taza o una, 3 veces al día para combatir los estados iniciales de resfriados, catarros, gripe, sinusitis, asma o dolor de garganta. Además es muy bueno para las personas con diabetes ya que disminuye los niveles de azúcar en sangre.

Podéis añadir miel o un poco de zumo de limón recién exprimido.

Inhalación

Hervir 3 tazas de agua con un puñado de eucalipto durante unos 5 minutos aproximadamente. Aspirar o inhalar los vapores cubriendo la cabeza y cerrando los ojos. Estas inhalaciones están indicadas para los que sufren de catarro, rinitis, sinusitis, infecciones en las vías respiratorias, entre otros.

También podéis echar unas 10 gotas de aceite esencial de eucalipto en un bol de agua caliente, y realizar las inhalaciones antes indicadas.

La duración estimada de las inhalaciones, es de 10 minutos.

Aceite para fricciones 

Echar unas 10 gotas de aceite esencial de eucalipto en 30 ml de aceite de almendras, para realizar fricciones en el pecho. Indicadas para problemas respiratorios, asma, resfriados y bronquitis.

También puede usarse para combatir afecciones de la piel, como un herpes, y para disminuir el dolor en articulaciones y músculos, causados por determinadas enfermedades inflamatorias.

Aceite para calambres o dolores musculares

Diluir 4 gotas de aceite esencial de eucalipto y 4 de lavanda en 20ml de aceite de oliva. Masajear con suavidad la zona muscular afectada.

Compresas para dolores musculares

Mojar una compresa con 10 gotas de aceite esencial de eucalipto diluidas en 60 ml de agua, y aplicar sobre las articulaciones doloridas e hinchadas.

Ungüento o pomada para resfriado

Hay diferentes maneras de poder realizar un ungüento o pomada de este tipo. Os voy a dejar dos de ellas.

Ungüento eucalipto
Primera opción

En un recipiente agregar, una cucharada sopera de mentol, una cucharadita de esencia de eucalipto y una cucharada de alcanfor (previamente molido), y remover con ayuda de una cuchara de madera hasta que se disuelva por completo el alcanfor.

En un recipiente añadir una cucharada de cera blanca y media cucharada sopera de vaselina sólida simple, ponerlo a baño maría hasta que se haya disuelto totalmente.

Cuando tengamos la cera y la vaselina disueltas le agregamos la primera mezcla con ayuda de una cuchara de madera, y removemos para que se quede una pasta homogénea, y lo retiramos del fuego.

Lo introducimos en un recipiente de plástico o vidrio y lo dejamos enfriar a temperatura ambiente en un lugar ventilado. Una vez frío, cerrarlo herméticamente con una tapa, y guardar en un lugar fresco, seco y oscuro.  Os recomiendo que adhiráis una etiqueta con el nombre de producto y su fecha de elaboración, más la fecha de caducidad (duración de un año).

Todos los productos se pueden encontrar en tiendas especializadas,

Segunda opción

Derretir en un cuenco unos 50 gramos de vaselina a baño maría, lo retiramos del fuego y lo dejamos enfriar. Añadir 7 gotas de aceite esencial de eucalipto y 5 gotas de aceite de esencial de alcanfor. Lo vertimos en un frasco y como en el caso anterior, dejamos enfriar, y lo cerramos herméticamente, dejando que la mezcla cuaje.

Los productos, como en la anterior ocasión, los encontraréis fácilmente en tiendas especializadas.

Gárgaras para la gingivitis

Hervir un puñado de hojas secas en un litro de agua. Filtrar y dejar enfriar. Realizaremos gárgaras para reducir la inflamación de las encías, inflamación de garganta y eliminar infecciones bucales.

Loción para heridas y llagas

Hervir un litro de agua y agregar posterior mente unos 100 gramos de hojas de eucalipto. La cocción resultante nos servirá para lavar heridas y llagas, ya que posee un potente efecto desinfectante.

Tintura para el asma

Maceramos 5 mg de hojas frescas en 50ml de alcohol de 60 grados, durante unos 5 días. Filtramos la maceración y la introducimos en un frasco de vidrio, cerrado herméticamente.

Usamos esa tintura en las proporciones de 10 ml por vaso de agua, sin superar las 2 tomas al día.

Ideal para tratar la congestión pectoral.
Eucalipto

Pero como os vengo diciendo en todos los posts, debemos prestar atención al uso que hacemos de él, ya que el eucalipto, como otras muchas plantas, puede producirnos efectos secundarios.

En casos especiales pueden ocasionarnos náuseas, vómitos o diarreas. Como también ser neurotóxico al acelerar el metabolismo hepático de algunos anestésicos, analgésicos y tranquilizantes.

Su aceite esencial no puede ser aplicado directamente sobre la piel, y mucho menos en niños pequeños o lactantes, ya que puede producir ciertas reacciones cutáneas.

Su ingestión de 30 ml, se su aceite esencial puede resultar letal. Prestad atención a los síntomas de toxicidad que suelen ser rápidos; dolor en el abdomen, vómitos espontáneos, diarreas, depresión respiratoria, taquicardia, delirio y convulsiones.

Además no es recomendable su uso en embarazadas y lactantes.

Referente a las contraindicaciones, su aceite esencial puede reducir el efecto de otros medicamentos, está contraindicado en el caso de padecer inflamaciones gastrointestinales, insuficiencia hepática o inflamaciones en las vías biliares.

Y como ya os he comentado, no es aconsejable durante el embarazo y lactancia sin supervisión médica, ya que puede estimular las enzimas hepáticas del feto y del bebé.

Como siempre recordaros que el uso, como en todas las plantas, debe ser supervisado y tutelado por un profesional, a poder ser médico.

Espero que os haya sido de interés, y una vez más recordaros que si necesitáis que os facilite más información, queréis aportar información,  tenéis una duda o lo que sea, estaré encantada de leeros.
Image and video hosting by TinyPic

You May Also Like

14 comentarios

  1. soy asmatica desde que cumpli los dos añitos y desde entonces mi madre siempre ha hecho lo siguiente todos los inviernos con mis brotes: meter en una cazuela hirviendo un puñado de hojas de eucalipto secas y ponerla en mi mesilla de noche. el vapor que desprendia me hacia respirar mejor mientras dormia y asi no tenia que pasar las noches en urgencias con el respirador :)
    asi que ese olor para mi es como gloria!!jajajaj
    muy muy post tesoro!!!
    feliz fin de semana y mil besito guapisima!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias corazón. Mi abuela me lo hacía hacer siempre cuando estaba catarrada o similar, y también me lo hacia poner durante la noche en la medita (ais las abuelas que sabias) Besotes cielo y feliz fin de semana para ti también

      Eliminar
  2. Hola guapa, las inhalaciones las he hecho un montón de veces cuando era pequeña, no sabía que servia para dolores musculares, tomo nota, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una planta que siempre ha estado relacionada con los catarros, gripes y demás, pero tiene muchos más usos. ^_^
      Gracias por pasarte por aquí también. Besotes

      Eliminar
  3. Ahora entiendo por qué hay tantos eucaliptos en la zona de la costa de Huelva, que es zona de marisma, por tanto pantanosa, y abundan los mosquitos en verano. Imagino que deben saber desde hace años que son muy efectivos para combatir la humedad y los insectos, a parte de que también hay industria de celulosa, y algo tendrá que ver. Pero me ha hecho gracia recordar lo de los baños de vapor: la de veces que mi madre le calentaba una olla de agua con hojas de eucalipto a mi padre y lo veía sentado en el sofá con la toalla por encima de la cabeza... Y a mí también me la ponía algunas veces, cuando estaba acatarrada, y recuerdo el olor, el calor y la humedad en la cara, y el alivio cuando sacaba la cabeza de la toalla! Tengo que volver a probarlo alguna vez. Un post muy apropiado para estos días, porque es raro el que no anda acatarrado. Un besooo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias cielo. Como le he comentado a Carol, yo también de peque hacía inhalaciones, cuando estaba con congestión era lo primero que me hacía hacer mi abuela. ;)
      Pues quizás tenga que ver que haya eucalipto en la zona. No te creas, yo me enterado que tenía estas características a raíz de investigar para el post. Que no tenía la más remota idea. Jejejeje
      Gracias por pasarte por aquí cielo y dejar tu comentario. Besotes tesoro

      Eliminar
  4. Muy interesante. A veces pensamos que lo natural es inofensivo y no es así.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debemos ser conscientes que al igual que la naturaleza nos brinda muchísimas cosas buenas, también tenemos que tener cuidado de cómo lo usamos.
      Gracias a ti por leerme y comentar guapa.
      Besos

      Eliminar
  5. Súuuuper e interesantísimo post!!
    Besitos, te invito a que veas mi post de puro dulce y tentación!

    Enya Kyokai.
    http://crazycurvebyenya.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa!! que míticas las inhalaciones con eucalipto!!
    Me encanta que hables también de los efectos secundarios, que mucha gente cree que por ser natural no tiene contraindicaciones y como bien dices hay que tener cuidado

    Un besote y felicidades por el post!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola cielo. Por supuesto que tenemos que tener en cuenta las contraindicaciones, a veces mucho más que las propiedades.
      Muchas gracias por tus palabras. Besos guapa

      Eliminar
  7. ¡Hola Carol!
    Cuando era pequeñita me diagnosticaron sinusitis y me querían operar, pero ahí llegó mi pediatra y dijo para el carro.... (además que a mi madre la idea no le convencía). Estuve mucho tiempo cogiendo vapores por la noche de eucalipto en un caldero con agua hirviendo, fue sinceramente el mejor remedio! :) Además me encanta su aroma! Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lidia! Ami también me encanta su aroma. La verdad que nuca he padecido de sinusitis, pero si lo he usado cuando he estado congestionada y es la mar de útil ^_^
      Gracias por comentar tesoro. Besos

      Eliminar

¡Anímate a comentar! ♥Tu opinión es muy importante para mí♥